Remedios caseros para curar el absceso dental o flemón

Remedios caseros para curar el absceso dental o flemón

El absceso dental o flemón, puede tratarse de una condición grave si no es tratada a tiempo. Dicho problema puede causar molestias habituales, dolor y en algunos casos puede derivar en la pérdida de la pieza dental.

¿Qué es el absceso dental o flemón?

Un absceso dental o flemón, se conoce como una infección que ocurre en las encías, siendo más específico en la raíz del diente. En la mayoría de los casos se suelen llenar de pus y generar mucho dolor. Además suele ser una complicación o complemento de problemas como la gingivitis o periodontitis. En el caso de la última puede terminar afectando el hueso causando la pérdida del diente, aunque esto solo ocurre en casos extremos.

Síntomas y causas de un absceso dental

Un absceso dental, se forma cuando una bacteria invade la pulpa dental, al igual que la parte donde se encuentran los vasos sanguíneos, nervios y tejidos conjuntivos. Esta bacteria entra por caries o rajaduras en los dientes, hasta llegar a la raíz.

Entre los síntomas que puede padecer una persona con un absceso dental encontramos;

  • Inflamación en el rostro o mejilla.
  • Brote de olor, sabor desagradable y mal aliento.
  • Sensibilidad al calor, frío, presión de masticar o morder.
  • Dolor intenso (Puede llegar hasta la mandíbula, cuello u odio)
  • Inflamación y dolor en los ganglios linfáticos que están debajo de la mandíbula o cuello.

Remedios caseros para curar un absceso dental o flemón

Entre los remedios más eficientes que existen para eliminar este problema por completo están:

Té negro

Con este remedio se logra eliminar tanto la infección como el pus. Para su elaboración necesitarás los siguientes ingredientes.

  • 1 bolsita de té negro.
  • 1 taza de agua.

Preparación

  • En una olla poner a hervir el agua, agregar la bolsita de té negro y deja reposar dentro del agua hasta que se enfríe.
  • Retira la bolsita de té negro y ponla en el absceso por 10 minutos. Debes repetir el mismo proceso 3 veces al día.

Sal y bicarbonato de sodio

Remedios caseros para curar el absceso dental o flemón 3

Este remedio se usa para drenar el absceso y disminuir considerablemente la inflamación. Para su elaboración necesitarás.

  • 1 cucharada de sal.
  • 1 cucharada de bicarbonato.

Preparación

  • Toma un recipiente y mezcla los ingredientes, con unas gotas de agua.
  • Con ayuda de un hisopo aplica la mezcla en la zona afectada.
  • Deja que actúe toda la noche luego cepíllate como de costumbre.

Aceite de árbol de té

Para este remedio debes usar los siguientes ingredientes.

  • 1 vaso de agua.
  • Aceite de árbol de té.

Preparación

  • En el vaso de agua debes disolver una cucharada de aceite de árbol de té.
  • Con ayuda de un algodón coloca la mezcla en el absceso dental, o puedes hacer gárgaras con la misma.
  • Repite el mismo proceso 3 veces al día, todo los días.

Enjuague con agua oxigenada

Gracias a este remedio podrás eliminar fácilmente la infección, para ello necesitarás.

  • 1 vaso de agua.
  • 1 cucharada de agua oxigenada.

Preparación

  • Debes aplicar una cucharada de agua oxigenada en el vaso de agua, luego mezcla bien.
  • Hacer gárgaras con la mezcla obtenida, evitando consumirla ya que es tóxica para el consumo humano.

Clavo de olor

Remedios caseros para curar el absceso dental o flemón 2

Este remedio para el flemón o absceso dental, funciona para reducir el dolor y el enrojecimiento. Para elaborarlo necesitarás.

  • 1 cucharadita de agua.
  • Clavo de olor en polvo.

Preparación

  • Debes formar una pasta con el agua y una cucharada de polvo de clavo de olor.
  • Aplicar la mezcla obtenida en la zona afectada por 15 minutos y repetir el mismo proceso 3 veces al día.

¿Cuándo acudir al médico?

Al momento de sentir algún síntoma o signo de absceso dental, debes consultar al dentista. Si presentas fiebre e hinchazón en el rostro, acuda a la sala de urgencia. De igual forma si posee dificultad para respirar o tragar. Eso dos últimos síntomas, pueden indicar que la infección se ha extendido a la mandíbula, el tejido que la rodea o a otras partes del cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *