La nutrición mostró tener un mayor impacto en la resistencia osea de los ratones que el ejercicio

Para tener un excelente estado de salud, es importante prestar atención a la estructura ósea, pues son los huesos precisamente los encargados de soportar todo el cuerpo y además posibilitan la movilidad.

De este modo, tener una afección en el sistema óseo sin duda implicaría una limitación importante en el desarrollo de la vida diaria.

Solemos escuchar con frecuencia, la importancia de una nutrición adecuada y la práctica de ejercicio para mantener una buena salud. Pero, ¿alguno de estos factores es más importante que el otro?

La nutrición mostró tener un mayor impacto en la resistencia osea de los ratones que el ejercicio

Buena nutrición o ejercicio para el bienestar óseo ¿hacia dónde se inclina la balanza?

Esta interrogante fue planteada entre científicos adscritos al instituto universitario de Michigan, quienes a través de estudios realizados con ratone analizaron la influencia de la alimentación y el ejercicio, respectivamente en el mantenimiento de la resistencia en los huesos.

El estudio realizado, arrojó que los animales tenían niveles adecuados de resistencia ósea cuando se encontraban bajo un régimen de alimentos ricos en minerales. En un inicio, dicha dieta se suministraba aunada a la práctica de actividad física pero posteriormente el entrenamiento se detuvo.

Al analizar los resultados en los ratones, obtenidos sin la variable de actividad física, se obtuvo que la incidencia positiva en la salud ósea se mantuviera en aquellos sujetos de laboratorio a los cuales se les suministró una dieta rica en minerales durante un tiempo prolongado.

Así entonces, la conclusión del estudio es que la nutrición es la base fundamental para el mantenimiento de una buena condición ósea. Por supuesto, esto no implica que deba cederse ante el sedentarismo, pues la práctica de ejercicio también es importante.

Adicionalmente estos resultados tienen carácter preliminar, pues en los seres humanos existen ligeras variantes.

En todo caso, la idea principal es que, de acuerdo a los resultados, es que proyectándolos hacia los seres humanos, podría decirse que el mantenimiento de una dieta rica en minerales sería de utilidad en aquellas persona cuya actividad física se ve reducida por el paso de los años.

Ahora bien, en cuanto a los minerales estudiados, se determinó que el fósforo y el calcio serían indispensables para obtener beneficios sobre la estructura ósea

El papel de los minerales en la nutrición ¿Qué consumir para garantizar el bienestar óseo?

Los minerales en general son sustancias importantes para el correcto funcionamiento del organismo, son micronutrientes contenidos en distintas sustancias y se obtienen principalmente de alimentos.

Si quieres obtener los beneficios de los minerales para tus huesos a través de una alimentación adecuada, una de las mejores fuentes son los vegetales, principalmente las espinacas y los berros por su alto contenido de calcio y manganeso. Igualmente, las lentejas son una excelente manera de consumir minerales como el hierro.

Los garbanzos también aportan minerales como calcio, zinc y magnesio, al igual que las nueces, resultandos favorables para el fortalecimiento de los huesos.

Por otra parte, resaltan los pescados como fuente de minerales, en especial las sardinas, las cuales además de minerales, aportan vitamina D, excelente para el desarrollo y bienestar de los huesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *