Jóvenes de la antigua Roma tenían deficiencia de vitamina D

Los estudios de antropología son importantes para el mejor conocimiento de los antepasados y lo que rodeaba a los humanos en tiempos muy antiguos. Es así como mediante estos adelantos científicos, se ha logrado establecer por ejemplo, la data de ciertas enfermedades.

De forma contraria a lo que muchos pudieran pensar, que la mayoría de los padecimientos de salud son debido a los nuevos estilos de vida y Nutrición, existen algunas patologías cuyo origen se ubica incluso en la antigua Roma.

Falta de vitamina D, un mal que data de la antigua Roma

En el territorio europeo se llevó a cabo un estudio en los cementerios del continente, el cual reveló una importante conclusión sobre el padecimiento de la falta de vitamina D. Y es que se descubrió que este mal era común entre los infantes para aquella época.

El interés por este ámbito comenzó cuando se advirtió que durante el desarrollo de la Revolución Industrial, los infantes de la época padecían de raquitismo por la falta de la vitamina en sus organismos.

Por esta razón, Investigadores adscritos a la Universidad Histórica de Inglaterra emprendieron la labor de estudio sobre la falta de la vitamina D en el continente europeo.

Jóvenes de la antigua Roma tenían deficiencia de vitamina D

De acuerdo a los estudios practicados, el raquitismo se encontraba presente en aquellos infantes que vivieron en el continente durante el desarrollo de ese período histórico, derivado de la difícil situación de contaminación y hacinamiento en los asentamientos urbanos.

Pero cuando se analizaron más de 2000 muestras de esqueletos obtenidas en los cementerios, resultó que el problema de la deficiencia de esta vitamina era un asunto que en Europa databa de tiempos más antiguos, específicamente en la era romana.

Más detalles del raquitismo en Europa

A través de la investigación practicada, se concluyó que, aunque el Imperio Romano, abarcaba la zona del Mediterráneo, la incidencia de raquitismo era alta debido a las costumbres reinantes en cuanto al cuidado de los niños.

La costumbre en aquella época, era que los niños debían mantenerse lo más protegidos posibles de la incidencia de luz solar y sabemos que esta es una de las principales fuentes de obtención y fijación de dicha vitamina.

De este modo, la falta de exposición a la luz solar ocasiona un déficit en la absorción de la vitamina D y eso fue lo que sucedió durante el imperio romano, desencadenando así una importante incidencia de raquitismo en la población infantil.

En todo el territorio de la antigua Roma se demostró que en la zona norte se tenía una mayor población de niños con raquitismo, debido a que no recibían tanta luz solar, lo cual aunado con la situación de aislamiento llevaba a que se presentara esta condición más fácilmente.

En el estudio también se comprobó que respecto a la comparación entre los asentamientos urbanos y rurales, el índice de incidencia de la falta de esta vitamina se mantenía prácticamente igual a pesar de las distintas condiciones.

Actualmente se ha revelado que el índice de incidencia del raquitismo, específicamente en Inglaterra, alcanza porcentajes cercanos al 30% en la población infantil, según los índices difundidos por el Instituto Nacional para la Excelencia en Salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares