Consejos para evitar una infección alimentaria

Consejos para evitar una infección alimentaria

Los alimentos son una fuente importante de salud, pero también es necesario tener cuidado pues en ellos existen una serie de elementos que podrían jugar en contra del organismo, ocasionando consecuencias desfavorables tales como una Infección alimentaria

¿Qué es una Infección alimentaria?

Una Infección alimentaria es una patología que se presenta en aquellas personas que ingieren alimentos que no se encuentren correctamente preparados o que presenten elementos capaces de servir de medio de desarrollo para enfermedades.

Las infecciones de este tipo ocurren cuando los microorganismos crecen o se transportan a través de alimentos, llegando así al organismo de quienes los consumen y generando enfermedades que pueden comprometer incluso la vida de la persona o por lo menos causar un importante malestar estomacal

La Salmonella, la disentería, la angina por estreptococos, escarlatina, disentería, teniasis, cólera, hepatitis, triquinosis, son todas infecciones contraídas mediante la ingesta de alimentos en los cuales proliferan microorganismos de carácter tóxico.

Ahora bien, si quieres evitar la aparición de este tipo de enfermedades es importante que tomes medidas en cuanto a tu Nutrición. A continuación te presentamos los consejos a seguir para prevenir esto.

Consejos para evitar una infección alimentaria

¿Cómo evitar una infección alimentaria?

Cocer los alimentos y lavar los vegetales: los alimentos en forma cruda presentan mayor riesgo de tener bacterias o microorganismos que desencadenen infecciones intestinales graves con síntomas tales como cólicos, diarrea, vómito y fiebre.

Los huevos sin la cocción suficiente o crudos son susceptibles de presentar en su composición la terrible bacteria Salmonella. Igualmente los vegetales lavados de manera inadecuada representan un riesgo de infección, resultando peligrosos en grupos poblacionales vulnerables como los bebés.

La carne también es un alimento que debe llevar una cocción una adecuada para evitar la contaminación por bacterias tales como las causantes de las teniasis y la toxoplasmosis.

Los vegetales deben ser lavados remojándolos por media hora en agua con vinagre o con lejía si es posible, pasándolos luego por agua hasta eliminar por completo los rastros de lejía

Cuidado con los enlatados: los enlatados son un peligro latente en cuanto a infecciones por bacterias se refiere, debido a que suelen presentar una bacteria llamada

Clostridium Botulinum. Este organismo se encuentra frecuentemente en pepinillos y palmitos enlatados y es responsable del botulismo.

La mejor manera de prevenir esta clase de infección es evitar ingerir alimentos que se encuentren preservados en latas que presenten golpes o alteraciones en su estructura. Igualmente si al abrirla notas un olor o color extraño en el líquido, no debes consumir su contenido.

Conservar los alimentos a la temperatura indicada: cada alimento debe conservarse a una temperatura previamente indicada, el hecho de alterar la misma puede derivar en la multiplicación de bacterias perjudiciales para la salud.

Igualmente en el caso de los alimentos conservados al frío se hace necesario mantener la cadena de temperatura sin alteraciones, pues si quedan a temperatura ambiente se genera el caldo de cultivo perfecto para las bacterias.

Higiene: para mantener los alimentos libres de elementos que puedan ser dañinos para la salud es fundamental mantener una correcta higiene al momento de manipular los alimentos, lavándose las manos y utilizando utensilios limpios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *