Alimentos antiinflamatorios que siempre deben estar en tu dieta

Alimentos antiinflamatorios que siempre deben estar en tu dieta

La alimentación es una parte muy importante de nuestra vida, es por ello que muchas personas incluyen alimentos antiinflamatorios en su dieta, para evitar problemas a corto, mediano y largo plazo.

¿Para qué sirven los alimentos antiinflamatorios?

Alimentos antiinflamatorios como lo son el apio o las moras azules, tienen la capacidad de prevenir o disminuir la producción de ciertas sustancias en el organismo que estimula la inflamación en los tejidos. Pero esta no es la única función, ya que también ayudan a fortalecer el sistema inmune.

Este efecto antiinflamatorio se obtiene gracias a sustancias como el omega-3, vitamina C, alicina, antioxidantes naturales y polifenoles. Sustancias que podemos encontrar en los alimentos antiinflamatorios.

Alimentos antiinflamatorios que debes incluir en tu dieta

Vegetales de hoja verde

Gracias a su alto contenido de antioxidantes, estos vegetales cuentan con un gran poder antiinflamatorio. Al consumirlos en proporciones correctas, ayuda a la restauración de las células. Con ellos puedes preparar jugos, batidos o bien consumirlos de forma natural.

Algo importante que hay que tener en cuenta es alternar entre los vegetales de hoja verde aunque muchos son parecidos, algunos aportan diferentes nutrientes.

Moras azules

Alimentos antiinflamatorios que siempre deben estar en tu dieta 2

Estos frutos del bosque son alimentos antiinflamatorios que se deben consumir con frecuencia. Su consumo elimina los efectos de inflamación que causan alimentos grasos y con un alto contenido de carbohidratos.

Gracias a que cuentan con un alto contenido de flavonoides (fuerte antioxidante que fortalece el sistema inmunitario), vitamina C y resveratrol este alimento ayuda a prevenir la inflamación. Por otro lado este alimento sirve para suplir los antojos de algo dulce.

Hojuelas de avena naturales

En caso de que ya consumas avena, debes asegurarte de que se trata de avena natural y no instantánea. El consumo de hojuelas de avena naturales aporta carbohidratos y no causan ninguna alteración a tu estómago. Además estos carbohidratos estimulan la creación de bacterias positivas y reducen la oxidación.

Apio

Con un gran sabor el apio es uno de los alimentos antiinflamatorios, que funciona como antioxidante. El mismo puede encontrarse en recetas para tratar la presión arterial y los niveles de colesterol.

Puede consumirlo cuando tengas una infección bacteriana, déficit de potasio o en caso de que consumas alimentos procesados con regularidad.

Jengibre

Este alimento posee un compuesto conocido como gingerol, el cual reduce la inflamación, al mismo tiempo que funciona como antioxidante y antibacterial. En el caso de la inflamación este producto te ayudará a reducir las molestias ocasionadas por la artritis reumatoide.

Una ventaja de este producto es que puedes consumir su raíz o en forma de aceite. En el primer caso puede preparar infusiones o añadirlo tus batidos.

Té verde

El té verde debe consumirse de forma frecuente, debido a que cuenta con catequinas, compuesto con grandes beneficios para tu salud. Las catequinas son un tipo de antioxidantes que están presente únicamente en esta bebida y ayudan a combatir la inflamación generalizada.

Otros alimentos que también se deben consumir son pescados ricos en omega-3, frutas cítricas, semillas con omega-3, frutos secos, aceite de coco y aceite de oliva. Cada uno de los alimentos nombrados debe ser consumido de forma diaria, aumentando el consumo de pescados 3-5 veces por semana.

Alimentos pro-inflamatorios

Alimentos antiinflamatorios que siempre deben estar en tu dieta 3

Así como existen alimentos que evitan la inflamación hay otros que favorecen la inflamación, es decir, los alimentos pro-inflamatorios. Es por ello que se recomienda evitar el consumo de estos alimentos que contribuyen al aumento de peso, factor que aumenta el riesgo de sufrir inflamación. Entre estos alimentos tenemos:

  • Bebidas azucaradas y refrescos.
  • Comidas rápidas: Hamburguesas y perros calientes.
  • Carbohidratos refinados: Pan blanco, galletas y bizcochos.
  • Alimentos precocidos congelados altos en grasa: Lasañas, papa fritas, pizza, etc.
  • Carnes rojas y procesadas: Salchichas, jamón, chorizos, salami, tocineta entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *